CARLOS ALBERTO MONTANER: Nada ha cambiado en la Cuba de Raúl Castro (spagnolo)

Montaner,_Carlos_Albertoda El Nuevo Herald

CARLOS ALBERTO MONTANER

El régimen de Raúl Castro quiere cambiar la percepción general sobre Cuba. Está empeñado en transmitir la imagen de que en la Isla se están produciendo cambios fundamentales, pero no es verdad.

Los cubanos tienen más facilidades para hablar por teléfono, o para entrar en los hoteles, restaurantes y tiendas que antes estaban reservados para los turistas. Pueden abrir minúsculas empresas familiares de servicio, o se les permite explotar en régimen de usufructo pequeñas parcelas de tierra para producir alimentos, pero nada de esto es esencial.

Esas sólo son minucias encaminadas a aliviar las nefastas consecuencias económicas de un sistema totalmente improductivo en lo material y cruelmente desagradable en el terreno emocional.

¿Cuál es la esencia de ésa y de todas las tiranías totalitarias? Evidente: el hecho monstruoso de que una persona, un grupo de mandamases o un partido tomen todas las decisiones básicas, pisoteen la volunta de los individuos, y construyan una falsa realidad a la medida de la imagen prefabricada por ellos de acuerdo con los dogmas de la secta o con el discurso del Jefe.

Lo terrible es la ocultación de la realidad y la propagación de la mentira, viles tareas a las que esos regímenes dedican casi toda su energía. A partir de esa burda prestidigitación se produce el resto de las catástrofes: todos mienten para poder sobrevivir, para que no los aplasten.

Miente el jefe cuando promete un futuro que sabe que nunca llegará porque su reino está hecho de promesas, no de realidades. Miente el funcionario cuando falsea sus datos para adaptarlos a los planes que le impone la jefatura. Miente el trabajador que debe ejecutar esos proyectos inalcanzables o absurdos. Miente el que aplaude una realidad que no ignora que es falsa, tan falsa como las aldeas Potemkin, puras fachadas de pueblos inexistentes construidos en Rusia para complacer a la Zarina y engañar a los viajeros.

He aquí una prueba clarísima de que la dictadura de Raúl Castro es más o menos igual que la de su hermano Fidel.

En julio del 2012, Oswaldo Payá y Harold Cepero murieron en un supuesto accidente de automóvil ocurrido en una remota carretera de la región oriental de Cuba. Payá, demócrata de la oposición, premio Sajarov del Parlamento Europeo, era una de las figuras más queridas e internacionalmente respetadas de la disidencia cubana. Cepero era uno de sus más brillantes lugartenientes. Conducía el auto Ángel Carromero, dirigente de la juventud del Partido Popular de Madrid. Junto a él se encontraba Aron Modig, joven sueco vinculado a la Democracia Cristiana de su país. Carromero y Modig habían ido a la Isla a darle su solidaridad a los luchadores cubanos por la libertad.

En rigor, no había sido un accidente, sino un incidente. Un coche de la policía política que los venía siguiendo, los embistió por detrás, sacó de la carretera al pequeño vehículo en que viajaban Payá y sus amigos, los lanzó contra un árbol, y los dos cubanos resultaron heridos de muerte, o acaso fueron rematados en el hospital para que nunca contaran lo sucedido, algo que sospechan los familiares de Payá, pero que difícilmente se podrá probar.

A partir de ese punto se inició la vil tarea, propia del totalitarismo, de ocultar la realidad. A Modig y a Carromero les dijeron que si contaban la verdad les aplicarían el código penal cubano y serían condenados a muchos años de cárcel por auxiliar a contrarrevolucionarios. A Carromero, además, como era quien conducía el vehículo, lo drogaron durante días para “ablandarlo” hasta que admitiera que manejaba a exceso de velocidad por un camino mal asfaltado, imprudencia que culminó en el accidente que le costó la vida a Payá y a Cepero.

La tragicomedia duró hasta que Carromero llegó a España y habló con Rosa María Payá, la hija de Oswaldo, a quien no podía mentirle: no sólo la policía política había generado el incidente (nada de accidente), sino que el régimen, absolutamente intacto en su desprecio por la realidad, había puesto toda su maquinaria al servicio del encubrimiento del delito. Toda: la policía, la justicia, la escandalosa propaganda interior y exterior. Afortunadamente Carromero se lo contó también al diario Washington Post.

La conclusión es obvia: nada fundamental ha cambiado en la Cuba de los hermanos Castro. Es el mismo perro, dotado de un collar ligeramente diferente, que sólo sabe un truco y lo repite hasta el infinito: ocultar la realidad y ladrar y morder a quien intente desmentirlo.

Periodista y escritor. Su último libro es la novela Otra vez adiós.

http://www.firmaspress.com

© Firmas Press