Acceso restringido (spagnolo)

internet

ESCRITO POR JORGE OLIVERA CASTILLO – Primavera Digital

Cuba actualidad, Habana Vieja, La Habana, (PD) Internet seguirá siendo para el pueblo cubano una palabra extraña. Los elementos para este tipo de interpretación los aportó Maimir Mesa, el ministro para la Informática y las Comunicaciones.

En un reciente cable de la agencia Prensa Latina aparecieron los pormenores del otro portazo a la esperanza para acceder libremente a la red de redes.

El funcionario fue categórico al afirmar que en 2013 no habría posibilidades de que los ciudadanos de la Isla pudieran pagar una línea desde sus hogares para integrarse al universo virtual.

La voluntad política para extender los servicios en este ámbito queda circunscrita al “beneficio colectivo y la disponibilidad de recursos”, según declaró el hombre designado por la cúpula de poder para encargarse de estos asuntos. Es decir, que para conectarse será preciso trasladarse a un hotel y pagar por una hora de acceso alrededor de 12 dólares, un poco más de la mitad del salario promedio mensual.

En el informe del ministro presentado en una de las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no hubo alusiones al cable de fibra óptica, procedente de Venezuela, que eliminaría las dificultades técnicas para un uso masivo del internet.

“Esperar otra cosa, sería absurdo. El gobierno sabe que no puede coexistir con las libertades fundamentales. Hasta que no consoliden una eficiente milicia de ciberpolicías son escasas las probabilidades de que accedan a aperturas que en alguna medida afecten sus intereses monopólicos”, alegó Luis Manuel, graduado en ingeniería civil, quien se desempeña actualmente como mesero en un restaurante particular.

Miles de cubanos desconocen las características del ciberespacio. Los conocimientos sobre el tema se limitan a conversaciones, la lectura de algún folleto y referencias en clases, si se cursan especialidades afines.

Cuba es uno de los países con menor índice de conectividad en el mundo. Haití e incluso países africanos con mayores problemas de infraestructura y bajo desarrollo económico, mantiene una holgada ventaja en este sector de las comunicaciones.

Los pronósticos de un cambio de perspectivas se tornan sombríos. Sin dudas, habrá que aguardar por un relevo político para que se materialice el desbloqueo de esta y otras cuestiones de medular importancia para el desarrollo del país.

Mantenerse rezagado en este aspecto es un contrasentido que pone al descubierto los verdaderos intereses del estado y el gobierno. Los propósitos de tal actitud están enmarcados dentro de una filosofía, nada coincidente con lo más útil y necesario para la nación cubana.

El orden establecido, que el tiempo revela como un irremediable desorden, responde a las necesidades de un grupo político que basa su legitimidad en el empleo de la fuerza bruta y la manipulación de la realidad por diversas vías.

La ampliación del acceso a internet, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, sería letal para el régimen. Las ventajas de cotejar lo difundido en los medios oficiales con decenas de fuentes alrededor del mundo redefiniría sustancialmente el panorama político interno.

“¿Tienes idea de cuándo tendremos la libertad de mandar mensajes desde una computadora colocada en un rincón de la casa, escudriñar las últimas novedades en Google y sostener una conversación online por Skype?”.

La pregunta de Ovidio, un vecino graduado de nivel medio en informática, me dejó un poco desconcertado. No obstante, me atreví a darle una respuesta: “No antes del 2015”. De su boca salió un sonido indefinible. En la cara se le notaban, sin duda alguna, las huellas de su insatisfacción.

Para Cuba actualidad: oliverajorge75@yahoo.com